Skip to main content
Depósitos

Administrar su dinero

¿Paga en efectivo, con débito o crédito? Consejos útiles sobre métodos de pago ¿Debería pagar en efectivo, con débito o crédito? Descubra cuándo utilizar cada método de pago con estos consejos útiles. ¿Paga en efectivo, con débito o crédito? Consejos útiles sobre métodos de pago ¿Paga con efectivo, débito o crédito? Saber qué método de pago utilizar puede ser difícil. Estos consejos pueden ayudarlo a determinar la opción que mejor se adapte a sus necesidades. Con todas las opciones que hay para realizar compras y pagos, puede resultar difícil saber qué método de pago elegir. ¿Alguna es realmente la “mejor” manera de pagar las cosas? ¿Deberían evitarse por completo algunos métodos? Si ha estado analizando estas preguntas, esto lo ayudará a determinar qué métodos de pago se adaptan mejor a sus necesidades. Al momento de decidir cuándo pagar en efectivo, con débito o crédito, analice sus costumbres en cuanto a los gastos (llevar efectivo puede ayudarlo a afrontar sus gastos diarios) y con cuánta precisión lleva el registro de sus finanzas (pagar con débito o crédito le brinda fácil acceso a un registro de sus compras). Contrario a lo que comúnmente se cree, no siempre lo mejor es pagar en efectivo. Las tarjetas de débito y crédito pueden ser un mejor método de pago en ciertas situaciones. Es posible que esté buscando aumentar su calificación de crédito, que quiera llevar un registro de sus gastos semanales/mensuales o que se encuentre en una situación en la que llevar efectivo no sea seguro. Estos son algunos consejos para ayudarlo a decidir qué método de pago es mejor para usted: Pagar en efectivo: Tener efectivo disponible puede ser una excelente manera de evitar el gasto excesivo. Puede elegir exactamente cuánto efectivo está dispuesto a gastar, llevarlo consigo y dejar de gastar cuando se le termine. Para algunas personas, el efectivo puede “quemar” en su billetera; es decir, pueden verse tentados a realizar gastos no deseados por contar con efectivo de fácil acceso. Llevar efectivo también implica el riesgo de que podría ser robado. Si estos factores lo preocupan, considere el uso de una tarjeta de débito o de crédito, que en la mayoría de los casos le ofrecen protección contra el uso fraudulento. Optar por el débito: Las tarjetas de débito ofrecen una gestión de registros sencilla que hace que las compras sean convenientes. A diferencia de una tarjeta de crédito, que requiere que usted luego pague la factura, el dinero proviene directamente de su cuenta de cheques. Esta es una excelente forma de evitar gastar más dinero del que tiene disponible. Antes de usar su tarjeta de débito, asegúrese de conocer el saldo de su cuenta de cheques. Si intenta gastar más de lo que tiene, su compra podría ser rechazada o el banco podría cobrarle un cargo extra, también conocido como cargo por sobregiro. (Nota: Una buena forma de ayudar a evitar cargos por sobregiro al momento de utilizar su tarjeta de débito es configurar alertas a través de la Banca en Línea para que le notifiquen por texto o correo electrónico cuando su saldo sea bajo). Es importante reconocer que ciertos bancos no permiten el sobregiro de su cuenta, mientras que otros sí le permiten hacerlo. Asegúrese de consultar la política de su banco para conocer cualquier cargo posible en el que podría incurrir si gasta más de lo que tiene disponible en su cuenta. Consulte el programa de protección de responsabilidad por fraude de su banco para conocer bien la seguridad de su tarjeta de débito. Algunas tarjetas de débito ofrecen protecciones similares a las de una tarjeta de crédito para que si le roban o pierde la tarjeta de débito, no sea responsable de las compras fraudulentas. Algunos bancos también ofrecen tarjetas de débito que incluyen identificación con fotografía para que se asegure de que nadie, excepto usted, pueda utilizar su tarjeta. (Más información sobre el paquete Total Security Protection® de Bank of America).Pago con tarjeta de crédito: El uso responsable de una tarjeta de crédito puede ser una manera segura y sencilla de aumentar su calificación de crédito. Si elige realizar una compra con una tarjeta de crédito, puede reducir el monto del interés que paga mediante el pago de un monto superior al mínimo todos los meses. O, si es posible, puede evitar por completo el interés de las compras mediante el pago del total de su factura todos los meses. Muchas tarjetas de crédito incluyen programas de recompensas que le permiten ganar puntos que son canjeables por cosas como viajes y mercancías. También existen programas de tarjetas de crédito que reembolsan dinero y le permiten obtener el reembolso de un cierto porcentaje de dinero por cada compra que realiza con la tarjeta. La capacidad de ganar puntos u obtener reembolsos de sus compras puede hacer que el uso de su tarjeta de crédito sea la opción adecuada para algunas transacciones. Algunas tarjetas de crédito ofrecen un cierto grado de protección en las compras. Por ejemplo, algunas tarjetas de crédito ofrecen protección si compra mercancías que resultan ser defectuosas. Muchas tarjetas de crédito también incluyen protección de responsabilidad contra fraudes, que significa que el proveedor de la tarjeta no lo responsabilizará por cargos fraudulentos en su tarjeta, siempre que los denuncie de inmediato. Momento de actuar: Usted es el que decide si el efectivo, la tarjeta de débito o la de crédito (o una combinación) se adapta mejor a su estilo de vida y a sus hábitos. Considere cuidadosamente los beneficios de cada método de pago antes de realizar una compra. Decidir con anticipación los métodos de pago puede ayudarlo a llevar un mejor seguimiento de su dinero; de esta manera, ya no quedará perplejo cuando esté esperando para pagar y en la caja le pregunten si paga con efectivo, débito o crédito. Bank of America método de pago; pagar en efectivo, con débito o crédito; efectivo, débito o crédito
¿Paga en efectivo, con débito o crédito? Consejos útiles sobre métodos de pago ¿Debería pagar en efectivo, con débito o crédito? Descubra cuándo utilizar cada método de pago con estos consejos útiles. ¿Paga en efectivo, con débito o crédito? Consejos útiles sobre métodos de pago método de pago; pagar en efectivo, con débito o crédito; efectivo, débito o crédito

¿Paga con efectivo, débito o crédito?

Saber qué método de pago utilizar puede ser difícil. Estos consejos pueden ayudarlo a determinar la opción que mejor se adapte a sus necesidades.

Con todas las opciones que hay para realizar compras y pagos, puede resultar difícil saber qué método de pago elegir. ¿Alguna es realmente la “mejor” manera de pagar las cosas? ¿Deberían evitarse por completo algunos métodos? Si ha estado analizando estas preguntas, esto lo ayudará a determinar qué métodos de pago se adaptan mejor a sus necesidades.

Al momento de decidir cuándo pagar en efectivo, con débito o crédito, analice sus costumbres en cuanto a los gastos (llevar efectivo puede ayudarlo a afrontar sus gastos diarios) y con cuánta precisión lleva el registro de sus finanzas (pagar con débito o crédito le brinda fácil acceso a un registro de sus compras). Contrario a lo que comúnmente se cree, no siempre lo mejor es pagar en efectivo. Las tarjetas de débito y crédito pueden ser un mejor método de pago en ciertas situaciones. Es posible que esté buscando aumentar su calificación de crédito, que quiera llevar un registro de sus gastos semanales/mensuales o que se encuentre en una situación en la que llevar efectivo no sea seguro.

Estos son algunos consejos para ayudarlo a decidir qué método de pago es mejor para usted:

Pagar en efectivo:

  • Tener efectivo disponible puede ser una excelente manera de evitar el gasto excesivo. Puede elegir exactamente cuánto efectivo está dispuesto a gastar, llevarlo consigo y dejar de gastar cuando se le termine. Para algunas personas, el efectivo puede “quemar” en su billetera; es decir, pueden verse tentados a realizar gastos no deseados por contar con efectivo de fácil acceso. Llevar efectivo también implica el riesgo de que podría ser robado. Si estos factores lo preocupan, considere el uso de una tarjeta de débito o crédito, que en la mayoría de los casos le ofrecen protección contra el uso fraudulento.

Optar por el débito:

  • Las tarjetas de débito ofrecen una gestión de registros sencilla que hace que las compras sean convenientes. A diferencia de una tarjeta de crédito, que requiere que usted luego pague la factura, el dinero proviene directamente de su cuenta de cheques. Esta es una excelente forma de evitar gastar más dinero del que tiene disponible.
  • Antes de usar su tarjeta de débito, asegúrese de conocer el saldo de su cuenta de cheques. Si intenta gastar más de lo que tiene, su compra podría ser rechazada o el banco podría cobrarle un cargo extra, también conocido como cargo por sobregiro. (Nota: Una buena forma de ayudar a evitar cargos por sobregiro al momento de utilizar su tarjeta de débito es configurar alertas a través de la Banca en Línea para que le notifiquen por texto o correo electrónico cuando su saldo sea bajo). Es importante reconocer que ciertos bancos no permiten el sobregiro de su cuenta, mientras que otros sí le permiten hacerlo. Asegúrese de consultar la política de su banco para conocer cualquier cargo posible en el que podría incurrir si gasta más de lo que tiene disponible en su cuenta.
  • Consulte el programa de protección de responsabilidad por fraude de su banco para conocer bien la seguridad de su tarjeta de débito. Algunas tarjetas de débito ofrecen protecciones similares a las de una tarjeta de crédito para que si le roban o pierde la tarjeta de débito, no sea responsable de las compras fraudulentas. Algunos bancos también ofrecen tarjetas de débito que incluyen identificación con fotografía para que se asegure de que nadie, excepto usted, pueda utilizar su tarjeta. (Más información sobre el Paquete de Total Security® de Bank of America)

Pago con tarjeta de crédito:

  • El uso responsable de una tarjeta de crédito puede ser una manera segura y sencilla de aumentar su calificación de crédito.
  • Si elige realizar una compra con una tarjeta de crédito, puede reducir el monto del interés que paga mediante el pago de un monto superior al mínimo todos los meses. O, si es posible, puede evitar por completo el interés de las compras mediante el pago del total de su factura todos los meses.
  • Muchas tarjetas de crédito incluyen programas de recompensas que le permiten ganar puntos que son canjeables por cosas como viajes y mercancías. También existen programas de tarjetas de crédito que reembolsan dinero y le permiten obtener el reembolso de un cierto porcentaje de dinero por cada compra que realiza con la tarjeta. La capacidad de ganar puntos u obtener reembolsos de sus compras pueden hacer que el uso de su tarjeta de crédito sea la opción adecuada para algunas transacciones.
  • Algunas tarjetas de crédito ofrecen un cierto monto de protección respecto de las compras. Por ejemplo, algunas tarjetas de crédito ofrecen protección si compra mercancías que resultan ser defectuosas. Muchas tarjetas de crédito también incluyen protección de responsabilidad contra fraudes, que significa que el proveedor de la tarjeta no lo responsabilizará por cargos fraudulentos en su tarjeta, siempre que los denuncie de inmediato.

Momento de actuar:Usted es el que decide si el efectivo, la tarjeta de débito o la de crédito (o una combinación) se adapta mejor a su estilo de vida y a sus hábitos. Considere cuidadosamente los beneficios de cada método de pago antes de realizar una compra. Decidir con anticipación los métodos de pago puede ayudarlo a llevar un mejor seguimiento de su dinero; de esta manera, ya no quedará perplejo cuando esté esperando para pagar y en la caja le pregunten si paga con efectivo, débito o crédito.